Los deportistas que resaltan, verdaderamente, son autoconfiados. Su confianza se ha desarrollado durante muchos años y, a menudo, es el resultado del pensamiento positivo y de frecuentes experiencias en las que han tenido éxito. Lo que los deportistas piensan o dicen es crítica para su ejecución. Invertimos enormes cantidades de tiempo hablando con nosotros mismos. La mayoría de este tiempo no somos conscientes de este diálogo interno, ni mucho menos de su contenido. Sin embargo, los pensamientos afectan directamente a los sentimientos ya la larga afectan las acciones.autoestima-rendiment

Si advertimos una elevación en el ritmo cardíaco o el temblor muscular, de una mayor rapidez en la respiración, de sudación o deseos de orinar poco antes de una actuación y pensamos («nos decimos»): «estoy asustado y no voy a actuar bien «. El sentimiento es de miedo y la consecuencia es una ejecución anómala. En cambio, si este nivel de reacción lo interpreta como: «estoy preparado y anhelo actuar, porque mi cuerpo se encuentra dispuesto y estoy preparado psicológicamente, así como físicamente; siempre me siento así cuando actúo bien «.

Un plan de entrenamiento mental sirve para que el deportista aprenda a alcanzar un estado de ejecución ideal durante la competición.

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir